Imagínate una ciudad que tiene la energía de las grandes Capitales, la arquitectura de París, el café expresso de Roma, los teatros de Londres, los vinos de California, la vida nocturna de Miami y el espíritu joven de Sydney. Ese lugar junto a una cultura inédita Rioplatense es real, y se llama Buenos Aires.